El CSIC identifica meteoritos que cayeron en la Antártida y que pueden provenir del asteroide Lutetia



Uno de los principales objetivos de la planetología es determinar la procedencia de los meteoritos que llegan a la Tierra pero de muy pocos se sabe con certeza su origen.
Ahora, un equipo internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto una posible conexión entre el asteroide 21 Lutetia y una clase de meteoritos del grupo de las condritas carbonáceas -entre ellas Pecora Escarpment 91467 (PCA 91467)- encontradas en nuestro planeta. El trabajo se publica en la revista Meteoritics & Planetary Science.
Estos meteoritos se encontraron en la Antártida son un legado fósil de hace miles de millones de años, de la época de la creación de los planetesimales los cuerpos de unos pocos de cientos de kilómetros que terminaron formando los planetas del Sistema Solar.
A diferencia de lo que ocurre en otras regiones, en la Antártida se pueden recuperar meteoritos de pocos gramos y escasos centímetros que pueden proceder de asteroides o cometas no muestreados en las colecciones de meteoritos de todo el mundo.
Los investigadores compararon las propiedades y espectro de los meteoritos con los datos obtenidos por la sonda Rosetta de la Agencia Europea del asteroide 21 Lutetia que evidenciaron ciertas afinidades, lo que ha llevado a desarrollar este estudio que ahora se publica en la revista ‘Meteoritics & Planetary Science’.
Lutetia un gran asteroide irregular de unos 100 kilómetros de diámetro medio perteneciente al cinturón de asteroides descubierto por Hermann Mayer Salomon Goldschmidt en 1852 desde París, y por ese motivo lleva el nombre con el que los romanos llamaban a París, Lutetia.

-Fuente: Nota de prensa de la ESA.-
Publicar un comentario

Blog Archivo