Un exoplaneta Tatooine pero sin desiertos: Demuestran que pueden existir mundos habitables con 2 estrellas



Con dos soles en su cielo, el planeta "Star Wars" Tatooine, donde creció Luke Skywalker, se parece a un mundo desierto de arena seca, donde el único agua es la que se consigue extrayendo la humedad de la atmósfera. En la vida real, gracias a los observatorios como el telescopio espacial Kepler de la NASA, sabemos que los sistemas de dos estrellas de hecho pueden tener planetas, aunque los planetas descubiertos hasta ahora son gigantes gaseosos. Los científicos se preguntaban: ¿Podría albergar vida un planeta de un tamaño semejante al de la tierra que orbitara dos estrellas?.

Pues resulta que, tal planeta podría ser muy hospitalario si se encuentra a la distancia adecuada de sus dos estrellas, y no tendría que ser un planeta desierto y caluroso. En un determinado rango de distancias desde dos estrellas anfitrionas similares al Sol, podríamos encontrar un planeta cubierto de agua y habitable. Todo ello según se explica en un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications.
Según declaró Max Popp, investigador asociado de investigación en la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, y del Instituto Max Planck de Meteorología en Hamburgo, Alemania.
"Esto significa que los sistemas de estrellas dobles del tipo estudiado aquí son excelentes candidatos para albergar planetas habitables, a pesar de las grandes variaciones en la cantidad de planetas hipotéticos luz de las estrellas en un sistema de este tipo recibiría".
Popp y Siegfried Eggl, un erudito postdoctoral Caltech del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California, crearon un modelo para un planeta en el sistema Kepler-35. Este sistema de dos estrellas Kepler-35A y B ya tiene confirmado un exoplaneta llamado Kepler-35b (recordemos que los planetas son denominados con letras minúsculas), que es un planeta gigante de unas ocho veces el tamaño de la Tierra, y con una órbita de 131,5 días terrestres.
Para el estudio, los investigadores añadieron un hipotético planeta cubierto de agua del tamaño de Tierra alrededor de las estrellas y examinaron cómo el clima de este planeta se comportaría en órbitas de entre 341 y 380 días.
En la investigación de exoplanetas, los científicos hablan de una región llamada la "zona habitable", que es la distancia a una estrella donde es más probable encontrar agua líquida en la superficie de un planeta tipo terrestre. En este caso, debido a que dos estrellas están orbitando entre sí, la cosa se complica y la zona habitable depende de la distancia desde el centro de masa que ambas estrellas están orbitando. Para hacer las cosas aún más complicadas, un planeta alrededor de dos estrellas no viajaría en un círculo; en cambio, su órbita se tambalearía a través de la interacción gravitatoria con las dos estrellas.
Los investigadores calcularon el área de la "zona habitable", y descubrieron que cerca del borde interior de la zona las temperaturas medias de este hipotético planeta permanecerían casi constantes. Esto se debe a más vapor de agua que actuaría como un amortiguador para mantener unas condiciones climáticas muy cómodas para su habitabilidad.
Otra característica del modelo climático del estudio es que, comparado con la Tierra, un planeta cubierto de agua alrededor de dos estrellas tendría curiosamente menos nubes. Eso significaría cielos más claros, lo que resulta especialmente interesante para poder disfrutar de románticos atardeceres con dos soles poniéndose en el horizonte.
Publicar un comentario

Blog Archivo