La NASA se alía con la Inteligencia Artificial de Google para descubrir nuevos exoplanetas con el Kepler



El descubrimiento se ha realizado utilizando por primera vez usando la herramienta de aprendizaje automático de Google, se trata de una aproximación a la inteligencia artificial en la que las computadoras "aprenden", en este caso, a buscar exoplanetas lo que permite analizar la enorme cantidad de datos recogidos por el telescopio espacial Kepler durante 4 años de forma más eficiente.
Las pruebas automatizadas, y a veces los ojos humanos, son los que hasta ahora se ocupaban de verificar los datos de señales más prometedoras; pero las señales más débiles a menudo se pierden. Con la nueva herramienta de aprendizaje automático de Google se han analizado 35,000 posibles señales planetarias. Primero, se entrenó a la red neuronal de computadoras para que aprendieran a identificar exoplanetas en tránsito usando un conjunto de 15,000 señales previamente examinadas del catálogo de exoplanetas de Kepler. En el conjunto de prueba, la red neuronal identificó correctamente planetas verdaderos y falsos positivos en el 96%. Una vez que la computadora "aprendió" a detectar el patrón de un exoplaneta en tránsito, los investigadores dirigieron su modelo para buscar señales más débiles en sistemas de 670 estrellas que ya tenían múltiples planetas conocidos. Su suposición era que los sistemas de múltiples planetas serían los mejores lugares para buscar más exoplanetas. Y EUREKA!. El método funcionó y tenemos ahora los resultados dos nuevos exoplanetas.
Uno es Kepler-90i, orbita una estrella similar al Sol a unos 2.545 años luz de nosotros, es un 30% mayor que la Tierra; pero está tan cerca de su estrella que se cree que la temperatura superficial promedio es de unos ardientes 426ºC grados Celsius. Este sería el 8 exoplaneta de esta estrella. El Sistema de la estrella Kepler-90 es como una versión de nuestro sistema solar; pero comprimida. Es como si todos los planetas del Sistema Solar orbitasen al Sol los metiéramos en el espacio que hay entre el Sol y la Tierra.
Es una prueba más de lo complejos y ricos en planetas que pueden ser los sistemas estelares.
El segundo exoplaneta descubierto orbita la estrella Kepler-80 a unos 1100 años/luz en dirección a la constelación de Cygnus, donde ya se conocían cinco exoplanetas, con el descubrimiento de Kepler-80g la familia aumenta a 6. El nuevo es del tamaño de la Tierra, y lo más interesante es que con cuatro de sus planetas vecinos forman lo que se llama una cadena resonante, donde los planetas se bloquean por su gravedad mutua en una danza orbital rítmica. El resultado es un sistema extremadamente estable, similar a los siete planetas en el sistema TRAPPIST-1. Y la estabilidad es algo muy bueno si
queremos buscar vida o encontrar un lugar para que se habitado por nuestros descendientes.

Fuente: Nota de prensa de la NASA.
Publicar un comentario

Blog Archivo